La vuelta a Australia

fogata

- Anda o no anda? - Cande me pregunta al volver del taller…. Yo, yo solo tengo la imagen que me quedó grabada al dejar el taller… motor desarmado,  una válvula destruida,  una junta que no sirve más y vaya uno a saber adónde vamos a encontrar su reemplazo…

-Va a andar - Afirmo en la súper calurosa y  tarde de Darwin, la ciudad más al norte de Australia. Que aunque estemos frente a un maravilloso mar turquesa, no podemos refrescarnos por los cocodrilos de agua salada y por unas aguas vivas…que matan.

Si, va a andar, me convenzo, me repito… si hasta ahora siempre anduvo… ya van 9 años que viene andando…  y andando…  Siempre que pasó algo con él fue una excelente oportunidad, una nueva amistad, un nuevo desafío, una nueva historia… Claro que cada vez que pasa algo las dudas me inundan… pero es esa fe… a que todo se puede… a que siempre algo va a pasar, que deja a mis dudas arrinconadas.

Dudas que siempre mucha gente las trae a flote, como en esa casa de familia que estuvimos en Melbourne… y el hombre súper preocupado por nosotros mientras nos muestra un mapa de esta gigante isla nos dice. - Sabes que la vuelta a Australia es más de 22.000 km? Sabes que en la mayoría de ellos no hay nada entre 300 y hasta 500 km, solo quizás una estación de servicio? Sabías que si rompes el auto son miles y miles de dólares de remolque tan solo a una estación de servicio que no van a poder arreglarte nada? Si te quedas en el desierto… las temperaturas llegan a mas de 46 grados… hasta 50! Sabes cuánta gente murió? Sabes que los animales más venenosos y peligrosos están acá?

Manejar izquierdaNo fuelcartel canguro wombatBungle Bungle

 

Yo solo sé que llegué a Sídney, Australia… con tres hijos, una mujer embarazada de casi 8 meses (que todos nos aseguraban que no nos dejarían entrar) un auto y mil dólares… y este me viene a tirar un baldazo de agua fría a mi felicidad de estar en Australia, mostrándomela como imposible.

-Cómo vas a hacer?.- me pregunta… aunque no es una pregunta.Chicos en Baul

-Y…como siempre hicimos… como cuando fuimos a Alaska.

- Como?                                                    

- Y… yendo hasta el próximo pueblo… y buscar la forma de llegar al próximo… y así -  respondo tranquilo mientras él menea la cabeza sin ser convencido por mis palabras pero sí por sus miedos.

Y algo tiene de razón el hombre… pero qué hay de mis razones de vida, de sentirme súper vivo al aventurarme, que hay de esas maravillosas playas por conocer que por cientos de kilómetros no hay nadie… de esos desiertos bermellones con sus felices canguros… y qué si no pasa nada de nada? Y si llegara a pasar algo… tengo que olvidarme de los miles de momentos maravillosos que pasamos? Acaso me tengo que olvidar de la definición de sueño? 

Manejando atardecer

Sueño:razón de vida de toda persona, razón por la cual uno se enamora, razón por la que se siente vivo. No tiene sinónimos ni antónimos, porque no hay nada parecido ni nadie ni nada está en contra, es todo lo opuesto, el mundo está sediento de soñadores y deseoso de ser parte. 

Estamos en Byron Bay… tan cerca de llegar a Sídney, solo a 700 Km de terminar la vuelta a Australia… con un motor que anda de maravillas porque de un pequeño campo de naranjos al sur de Australia nos mandaron la junta, porque en Brisbane hicieron una válvula, porque el Club de Autos Antiguos de Darwin hizo lo imposible, mejor dicho milagros. Y… es como siempre es… llegar a un pueblo, ser hospedados (aunque seamos una familia de seis!), ser invitados a dar una charla, compartir lo nuestro, lo deLos dos ellos… salir hacia el próximo pueblo, habiendo cambiado libros por gasolina, que al final es un cambio de un empuje a que atrape su sueño por un empuje a que atrapemos el nuestro. Solo faltan cientos de kilómetros para terminar una vuelta de miles, y se termina… y no queremos que se termine…

Una vez en Sídney cruzaremos a Nueva Zelanda… ( y ver cómo viajar 6 en avión y llevar el auto, visas,  aduanas, cuarentenas, agentes aduaneros) Ya hay quienes dicen que no vamos a poder, que la cuarentena es carísima, que el auto no va a pasar la inspección para poder transitar… que sus caminos de montaña… y más…

El auto va en barco y está más cargado aun… es que en 10 meses en Australia nos cargarnos de cosas maravillosas… y no estoy hablando de esa tierra colorada que no sale… sino de maravillosos recuerdos como cuando hicimos snorkel todos juntos en el arrecife, o esa familia aborigen que nos invitó y nos compartió todo… Y también esa familia australiana que nos ayudó cuando nos quedamos sin gasolina en Disneyworld -antes de venir a Australia- y que en tan sólo 15 minutos de estar con ellos nos invitaron a su casa en Canberra, Australia.  A la cual fuimos, tomamos la llave puesta debajo de una piedra y nos quedamos una semana… aunque ellos no estuvieran ya que se habían ido justo de vacaciones.  Recuerdos como ese email de ese soñador que más oportuno no le pudo haber llegado el libro a sus manos en el aeropuerto de Buenos Aires, camino a Australia para cumplir su sueño de trabajar en la realización de películas animadas. Y aunque nadie lo había llamado de la empresa… se mandó, pasando seguridad, pasando puertas aunque dijeran solo permitido para el personal…. Pero él no estaba haciendo nada malo, el estaba yendo por su sueño y siguió hasta llegar a la persona más importante para pedirle ayuda para cumplir su sueño; que lo escuche sólo por 5 minutos… hablaron por 55, cuando nunca responde teléfonos, cuando nunca tiene tiempo para nadie… pero para un Soñador… eso es otra cosa. Ahora está a cargo de un área muy importante y termina el email diciéndome que si íbamos alguna vez a Australia… a Sídney… nos invitaba a su departamento pequeño… pero de corazón  grande…  sin saber que ya teníamos pasZapatosajes para la semana siguiente.

Entre esas cosas nos llevamos un suvenir muy lindo que hasta tiene nombre, se llama Wallaby, Marco Wallaby que cumplió un sueño que teníamos desde que estábamos de novios… el de tener cuatro hijos! Nació en forma natural, en una casa frente al mar donde bajoWallaby en brazos un manto de arena guardamos su bolsa que lo cobijó por nueve meses… ya no la necesita, es albergado por un maravilloso lugar llamado planeta Tierra.

Otra vez la llegada de un nuevo miembro trajo nuevas modificaciones al auto, y  una vez más sacar cosas para hacerle lugar… intercambio excelente… ya que nos traen más felicidades estos chicos que esas cosas.

Dentro de poco va a llegar un momento de alegría mezclado con toques de tristeza… y es que llega Navidad, Año Nuevo, un casamiento de un primo con una gran amiga… lejos de nuestras familias, amigos… donde quisiéramos tanto pero tanto estar… Elegimos pasarla en Sídney una lindísima ciudad.

Brindaremos con felicidad por todos ustedes!   Feliz Navidad,  Año Nuevo y Felices Vidas,  mesclando  amor y sueños! 

Sigan escribiéndonos, nos alienta enormemente, sigan recomendando el libro, nos ayuda muchísimo, sigan pensando en el libro como forma de regalo, nos regala una nueva amistad y más y más kilómetros para Nueva Zelanda y Asia.

Nunca se olviden que dando la vuelta a este mundo hay una familia súper feliz que los quiere un montón!.

 

camellos12 pies

 

 

 



Tres Américas Una Huella. Los Zapp. Copyright
Todos los artículos